Por Nathanel Serebrenik*

El escenario actual es un reto a tu liderazgo

Querido amigo empresario,

Seguro hoy usted se va a dormir con el corazón lleno de preocupaciones pues todo lo que usted pensaba que iba a lograr este año, probablemente no va a salir como quería. Para este momento usted ya tiene claro que:

  • Sus expectativas de ventas no se van a cumplir
  • Sus costos han cambiado por la tasa de cambio
  • Su utilidad esperada es un sueño lejano
  • El presupuesto que se hizo ya es historia patria

Para este momento, su flujo de pedidos se ha congelado, nadie le ha consignado hoy en la cuenta y tiene una pila de cuentas por pagar en la tesorería que no dan espera y sus proyecciones de flujo de caja en excel, parecen una obra de ciencia ficción de otra época. Escribo esto con la autoridad de haber vivido ya una situación económica similar; sin el agravante de una pandemia mundial; estando a la cabeza de una empresa en el periodo 2008-2009, período que me dejó amplias lecciones de vida.

Psicológicamente usted se está derrumbando y en su mente ha generado 5 versiones del peor escenario posible. Ha dormido estos días, pero no descansa. Mira los periódicos y las noticias, y hay un nuevo hecho histórico en cuanto a % de caída de la bolsa o subida del dólar. Cada vez que timbra el celular, es algo peor. Literalmente a usted se lo llevó el carajo con el peso del mundo sobre sus hombros.

Si cree que lo describí correctamente, es porque, viví exactamente esto. Pero si estoy acá para contar la historia, es porque lo sobreviví y usted también lo va lograr. Pero no espere que sea sin costo alguno. Este obstáculo en el camino le será muy útil a futuro, pues desarrollará capacidades que usted no conocía ni consideraba importantes.

Cada empresa es diferente y cada negocio tiene particularidades, pero hay algo que es igual para todas las ocasiones y es la psicología humana. Somos seres comunitarios que esperamos el liderazgo de alguien más. Tenemos mentes que son expertas en crear catástrofes en cuestión de segundos, y esto es producto de nuestra neuro-biología y es lo que nos permitió durante miles de años sobrevivir en ambientes agrestes, huirle a animales salvajes y escapar del peligro. Esta parte de nuestro cerebro es nuestro reptiliano, el cual ejecuta tres acciones básicas para nuestra supervivencia: huir, enfrentar o congelarse.

El escenario actual es una prueba de liderazgo que cae sobre usted y siendo usted la cabeza de esa micro sociedad que es su empresa, todos los ojos están puestos en usted y usted es el termostato emocional de su empresa. Sus empleados esperan que usted se comunique con ellos, les de explicaciones y les de ilusión de que esta situación pasará y todo estará bien. No crea que cuando Winston Churchill en la segunda guerra mundial decía continuamente que “lucharían hasta la victoria” y hacia el símbolo de la “V” con su mano, él ya tenía la victoria asegurada. Hasta el final tuvo grandes dudas personales y sentimientos encontrados por sus fracasos como ministro en la primera guerra mundial. Pero él sabía que debía decir la verdad, que se venían tiempos oscuros y difíciles, pero comunicaba, con seguridad y convencimiento, la ilusión de que saldrían victoriosos.

En el siguiente link encontrará 3 consejos para este momento: https://www.linkedin.com/pulse/carta-un-amigo-empresario-nathanel-serebrenik/?trackingId=ScLoQg0zMO3xeutp0zCPMA%3D%3D

*Consultor Profesional Independiente (www.nsconsultoria.co)

Conoce nuestro modelo de transformación comercial

Abrir chat
💬 ¿Hola, en que te podemos ayudar?
Powered by